CASITAS INFANTILES PARA NIÑOS

CASITAS INFANTILES PARA NIÑOS

asitas

Los materiales necesarios son:

– Cartón

– Metro

– Lápiz

– Tijeras

– Papel decorado

– Cola blanca

 

Con la foto de los moldes puedes sacar las medidas de la casita. Las medidas son proporcionales, a diferentes tipos de casitas y tamaños. A mi me gusta crear una pequeña ciudad con casas altas, bajitas, anchas y delgadas, creo que queda muy bonito.

 piezas-de-la-casita

Necesitas cartón, puedes coger trozos que sean lisos y rígidos, por ejemplo si tienes cartones de el pack de leche puedes recortar los trozos que no tengan dobleces para evitar que se doble al trabajar el cartón.

 

Una vez hayas recortado las piezas de cartón que necesitas de las medidas que quieras, tienes que untar un lado de cada pieza con cola blanca y colocarlo boca abajo sobre el papel decorativo. Lo ideal es que no recortes el papel a ras, si no que forres hasta llegar a la parte interior de la pieza para que todo quede bien cubierto. Para la zona de las ventanas puedes forrarlas desde dentro con algún tipo de papel vegetal que permita ver la parte interior.

casitas-infantiles

Para unir las piezas recomiendo hacer pequeñas bisagras de cartón para que todas las partes queden bien unidas. Si quieres que los niños jueguen con las casitas puedes hacer que la puertecita se abra y se cierre, pero si las quieres para decorar mejor dejarla siempre cerrada. Para que quede mucho más bonita puedes adornarla con botones, para el pomo de la puerta, flores en las ventanas, hacer un buzón, una chimenea… dar rienda suelta a vuestra creatividad!!

 

casitas-infantiles-03 (1)

7 consejos para no fallar el cambio del colegio a la universidad

La transición del cole a la U es un cambio muy importante en la vida de un estudiante y de su familia. Si bien algunos jóvenes toman esta transición con mucha naturalidad, para otros puede convertirte en una tarea difícil de enfrentar.

Es por esto que deseamos compartirles unos consejos para afrontar de mejor manera esta nueva etapa estudiantil:

Eres una nueva persona: Tienes que estar consciente que tu vida ha cambiado casi por completo. En el campo estudiantil eres totalmente responsable de tus acciones y decisiones. Esto conlleva mucha seriedad de tu parte, pues de esto dependerá tu éxito en esta nueva etapa.

No estás solo: Si bien ahora tienes mucha más independencia, en esta transición no estás solo. No tengas miedo en apoyarte en tu familia en todas las dudas que tengas. Piensa, también, que prácticamente todos los estudiantes de primer año están atravesando lo mismo que tú, así que no tengas miedo de ser tú mismo y empezar a romper el hielo. Haz amigos desde el primer día.

Nuevos términos y reglas: En la U todo es distinto. Las reglas del juego cambian. Desde el cálculo de las notas, hasta los términos que se usan: Facultad, decanos, semestres, materias optativas, créditos, etc.; asegúrate de conocer en que terreno te estás moviendo. Si tienes alguna duda puedes apoyarte en tus familiares o en el departamento de atención al estudiante de tu universidad.

El día de las matriculas: El matricularse en el colegio es muy sencillo, pero en la universidad cambia y muchísimo. Deberás elegir las materias que tomarás y el horario en base a tu malla estudiantil. También deberás conocer las aulas en dónde se dictarán clases. ¿Tienes horas huecas? En fin, todas estas variables las ajustas en el día de la matrícula y te conllevará algunas horas, así que no lo tomes a la ligera.

Adiós al uniforme: A pesar de que pueda parecer una broma, muchos estudiantes no toman en cuenta que ahora ya no usarán uniforme. Esto conlleva que tengas lista tu ropa para el día a día y que preveas el clima para no tener sorpresas. ¿Tienes ropa formal? Seguramente vas a querer tener algunas alternativas pues en presentaciones de trabajos se suele ir mejor vestido.

¿Ya tienes tus herramientas?: En la universidad no te van a dar una lista de útiles. Si bien cada profesor en la primera clase te dirá exactamente qué vas a necesitar, especialmente en cuanto a literatura, necesitas tener tus herramientas listas. Inicia con un buen computador y sigue analizando cuáles son tus armas de combate para la U. Ten todo listo con anticipación.

¡Tómalo con felicidad y disfruta!: Todos te decimos y recordamos cuán importante es esta nueva etapa. Cuán responsable debes ser y cuánta seriedad debes depositar en cada acción. Sin embargo, no olvides que la U se hizo para disfrutarla. Haz amigos desde el primer día pues en tu futuro estas relaciones serán muy importantes. Disfruta cada día, aprende y sé feliz.

¡Bienvenido a la universidad; aprovéchala y disfrútala!

13 cosas buenas (y no tan buenas) de regresar al cole

El cole acaba de iniciar nuevamente. La rutina de las vacaciones cambia por un horario más apretado y menos tiempo libre. El regresar a las aulas tiene sus cosas buenas y obviamente algunas otras que no lo son tanto. ¿Qué te parece si revisamos algunas?

Ver a tus amigos nuevamente: ¡Los extrañas! Tienes que aceptarlo. Y sí, incluso al compañero que no para de molestarte todos los días. Si hay algo bueno en el regreso al cole es el reencontrarte con tus amigos.

Aprender un poco más: Si la idea de estudiar no se te hace tan divertida, es curioso cómo todo el conocimiento que vas adquiriendo a través de los años de alguna manera te sirve. Toma cada año lectivo como una oportunidad de aprender un poco más, si realmente lo piensas, se siente genial.

Comer en el bar: El bar del cole es un templo de la satisfacción. Comer rico y sano es posible y dejar de lado los excesos de las vacaciones no te hará daño. De hecho, es una de las mejores cosas de las que disfrutarás en tu regreso al cole.

Hacer deporte: Si con sinceridad piensas en tus actividades de las vacaciones te darás cuenta que muchas horas las pasaste en frente del play o de la compu. Cuando retornes al colegio esto se terminó, las actividades son más activas y esto te beneficiará en cuerpo y mente. ¡Disfrútalo!

Dormirse en el bus: Hay una gran diferencia entre dormir hasta las 10 de la mañana en vacaciones y despertarte a las 6 para irte al cole. Extrañamente esos minutos que logras dormirte en el bus son más reparadores que todas las ocho horas que acabas de descansar. El bus tiene un no sé qué que lo convierte en la mejor cama del mundo.

Los videos en clase: ¿Recuerdas esa satisfacción en tu corazón cuando el profe entró al aula y dijo: “hoy vamos a ver una película”? ¡Oh sí! Las pelis en clase son las mejores terapias de relajación, solo no te olvides de poner atención y tomar nota.

Ir al baño entre amigos: ¿Profe puedo ir al baño? Tú sabes que no hay mejor momento íntimo entre amigos que frente al espejo del baño. Chismes, comentarios, risas, y más; todo eso solo puede suceder en ese preciso lugar.

¿Y qué pasa con las cosas no tan buenas? También hay algunas:

Los nervios del primer día: Ya sea porque es tu primer día en un nuevo colegio o porque te vas a encontrar con el chico(a) que te gusta, los nervios del primer día son de infarto.

Madrugar: Es que no hay mucho que explicar. Desde este precioso momento tendrás que levantarte a las seis de la mañana o más temprano. ¡¿Por qué?!

El uniforme “de parada”: Entiendo que a muchas personas les pueda gustar el uniforme de los lunes, pero si lo comparas con el de “educación física” no tiene como ganar. Simplemente es incomodo y difícil de soportar por todo un día.

La foto para el carné estudiantil: Es que no importa mucho si sales súper bien en las fotos o no, una foto de carné siempre será una foto de carné. Más o menos como la de la cédula.

Las mochilas pesadas: ¿Se siente bien llevar el algebra y todos esos librotes que los profes pidieron? No. Simplemente no.

Las pruebas sorpresa: Siempre hay un profe que se levanta con el pie izquierdo y se le ocurre que una buena manera de medir el progreso de los estudiantes es a través de una prueba sorpresa. ¿Adivine qué profe? Me acaba de arruinar el día.

De seguro se te ocurren más cosas buenas y no tan buenas del regreso al cole. Compártelas con todos en los comentarios.

Cómo la música te puede ayudar a sacar mejores notas en el cole

Es muy conocido que la música produce todo tipo de emociones en los seres humanos. A través de los años varios estudios han demostrado las respuestas del cerebro ante estímulos musicales, pudiendo generarse sentimientos tanto positivos como negativos.

Estos estudios se basan en el uso de instrumentos como el escáner de Tomografía por Emisión de Positrones (PET), el cual permite apreciar la actividad cerebral ante diferentes situaciones o estímulos.

Esto quiere decir que puedes usar la música a tu favor para lograr una mejor concentración, estudiar mejor y, por ende, desenvolverte mejor en el colegio. ¿Pero cómo?

El principal consejo es que uses música suave, melódica y, en lo posible, sin letra cuando estés estudiando o haciendo una tarea. Esto te permitirá concentrarte mejor y mantener un estado de relajación total. Esto influirá positivamente en el resultado final de tus trabajos o exámenes.

Elige el tipo de música que más te guste, pero trata de que tenga las características mencionadas anteriormente.

Un buen consejo es que escojas canciones con un tempo de 120 BPM. ¿Qué significa? Los BPM o beats per minute se refieren al ritmo de la canción, lo que determina qué tan rápido se reproduce. El House o el Techno son buenas elecciones, pero puedes elegir el género que más te guste tratando de que no sea muy lento o excesivamente rápido.

La Música Clásica también suele elegirse como predilecta al momento de estudiar. Esto se debe a que es melódica, armónica y con un ritmo perfecto.

Pero si no sabes por dónde iniciar, en el siguiente video encontrarás toda una colección de música perfecta para estudiar y concentrarte:

¿Qué tipo de música eliges al momento de estudiar y por qué?